martes, 5 de julio de 2011

Capítulo 15

- Tú- dijo Dan- Fuera.

- Mira, si es mi amigo Danny… -dijo Angy sonriendo

- Lárgate- repitió Danny- ¡Ya!

- Tranquilo querido, solo hablaba con una vieja amiga- dijo mirándome con odio- ya me voy.

Y se fue tan sutilmente como había venido, sin hacer el mínimo ruido.

- ¿Estás bien preciosa?- Me preguntó mi amigo preocupado- Tenía que haber llegado unos minutos antes…

Pero yo ya no le escuché. Me puse a llorar, igual que cuando eres pequeño y te quitan tu juguete preferido. No sabes por qué lloras pero necesitas hacerlo.
Pues justo así me sentía en estos momentos, no sé si podré soportar esta presión de estar en alerta para que no me haga nada Angy.
No sé si le contarle a Dougie lo que acaba de ocurrir.

- ¡Eh! – Me dijo Dan- Tranquila. Ya pasó todo, no dejes que esa chica se interponga en tus sueños.

- Pero… - Dije sollozando- No quiero que le pase nada a Doug.

- ¿Te ha dicho algo Angy de él?- Me preguntó extrañado.

- Bueno, me ha dicho que si ella no está con él, yo tampoco.

- Solo te querrá asustar- Dijo intentando consolarme- Y ahora cuéntame para que querías verme.

- Vale- susurré- Quería que me ayudaras a elegir que canciones cantar con McFly.

- Me parece perfecto, ¿tienes algo pensado?

- La verdad es que sí- dije algo más animada- Me gustaría cantar una canción en acústico contigo y otra todos juntos.

A Danny le pareció perfecta la idea. Y a pesar de que solo tenían un disco en el mercado tardamos varias horas en elegir que canciones cantar.
Finalmente decidimos que cantaría con él Not alone y todos juntos Ultraviolet pues que eran unas de nuestras favoritas.
Con Not alone siempre me sentía acompañada, sabía que las cosas irían bien. Y con Ultraviolet salía parte de mi lado romántica y tenía cierto aire de misterio.

- Gracias Danny- dije feliz- Eres el mejor.

- Gracias a ti- dijo abrazándome- Y recuerda, la semana que viene a las 11 grabamos las canciones.

- Tranquilo, lo recordaré- dije.

Me monté en mi moto y conduje a toda velocidad hacia mi casa y busqué a Dougie.

Estaba tranquilamente cantando en la ducha.

- No sabía que cantabas tan bien- Dije robándole la toalla que tenía apoyada en el lavabo.

- No sabía que andabas por aquí- me respondió- ¿Qué tal el día?- Dijo cerrando el grifo.

- Ahora que estoy con mi novio, perfecto- Dije corriendo hacia la cama con su toalla.
Tardó unos segundos en darse cuenta que la toalla que tenía preparada se la había robado.

- Oye, ¿y ahora como me seco?- Dijo riéndose- En un minuto estoy ahí contigo, que voy a vestirme.

Y como no. Tan puntual como siempre.
Se acomodó en la cama al lado mío aún con el pelo húmedo, me hundí en su pecho y le conté lo de las canciones y mi encuentro con Angy.

Después de contárselo todo me sentí mucho mejor.

- Recuerdas lo que te dije, ¿verdad?- Dijo mirándome- Nadie no vas a separar jamás.

-  Lo se- dije felizmente.

- Ya me aseguraré de que Angy desaparezca de nuestras vidas- Me dijo- Y ahora haz la maleta que mañana cogemos un avión.

- ¿Cómo? ¿Un avión?- Dije curiosa- ¿A dónde vamos?

- Tranquila- me dijo sonriendo- Pensaba darte la sorpresa dentro de unos días pero me apetece que nos vayamos ya. He alquilado durante unos días una casa al lado de la playa.

- ¿De verdad? ¡Qué ilusión! – Dije chillando-  Pero… ¿A dónde vamos?

- Ya lo descubrirás cuando lleguemos.

No me lo podría creer. Irme con él un par de días a un lugar misterioso.

Si es un sueño que nadie me despierte jamás.
Nunca me imaginé que podía empezar el día triste y acabar tan feliz.

No hay comentarios:

Publicar un comentario